Sunday, January 09, 2011

Fondue, Raclette, Sopa de Queso...pretexto para acordarme de tí



Son las doce y no he comido nada, entre largas lecturas permitidas en estos días, descanso merecido, y reajustes de mi futuro, como todo el mundo se supone que lo hace, se me pasa por alto el hábito de cocinar, que por lo general lo olvido cuando estoy sola. !tengo hambre!, pienso, me levanto lentamente de mi sofá en el que me permito estar vulgarmente echada, en pijamas, sin peinarme, camino sin apuros, que sabroso caminar sin apuro, abro mi nevera para ver que voy a cocinar con los restos de las fiestas y un pequeño recién mercado para amortiguar los días que faltan para iniciar el 2011.


La caja transparente que contiene un buen trozo del fresco y venezolano queso Guayamano (una suerte de guayanés con la fina textura del queso de mano) salta a la vista resaltando entre frascos de salsas, panes de sanduches, jamón y otros productos de primeros auxilios a la hora de calmar la ansiedad por comer algo.
!Listo!, mi vista recorre los anaqueles de la nevera y veo almendras y nueces envueltas en unas arrugadas bolsas que han sido manoseadas muchas veces en este mes, miro hacia arriba y veo herbes de provence o zattar, y como para no olvidar con quien me aventuré a producir este mezclum de especias lo tomé para aderezar.

Resultado, una deliciosa sopa, fondue, raclette, como quieras llamarla, pero que hizo fiesta en mi paladar, aquí va la receta.
Ah! por cierto, no pongo medidas, eso va a cuenta del consumidor.


Ingredientes:
Mantequilla
Queso Guayamano
Nueces y Almendras
Zattar
Vino blanco

Modo de hacer:
En una olla agregué la mantequilla, apenas comience a derretirse ponga el trozo de queso y dejé fundir a fuego bajo, no se distraiga porque el proceso es relativamente rápido y si se pone a pensar en futuros o pasados, se le puede quemar. Agregue un chorrito de vino, dejé reducir y cuando ya esté casi fundido, agregue las nueces y almendras. !Voila! listo para servir.
Créame que es suculenta, confieso que cuando me la serví lamenté estar sola, porque es de esos platillos que a más de uno (yo sé que a él si) lo hará sonreír.

2 comments:

Alexander López V. said...

Muy bello. En este momento me siento muy conectado con la emoción y el sabor. Gracias

Marta Elena Gonzalez Herrera said...

Gracias, tengo tiempo sin montar recetas, pero ya empezaré de nuevo.
No dejes de visitarme.